Skip to main content
All Posts By

TCCH

Junio 2024 – Los Minutos Que Cambian El Mundo

Teme solo a Dios

Cuando salimos a evangelizar todos deseamos que la gente nos reciba con agrado, respeto y que escuchen atentamente el mensaje de salvación, arrepintiéndose y recibiendo al Señor en sus vidas.

Aunque este tipo de respuestas suceden, debemos tener en cuenta que a menudo somos etiquetados de fanáticos, y en muchos casos enfrentamos reacciones negativas, desprecios y rechazos. Estos comportamientos generan en algunos creyentes un sentimiento de temor o miedo al evangelizar, haciendo que muchos no prediquen y otros dejen de hacerlo.

No podemos olvidar que el evangelio es y presenta una buena noticia en medio de una realidad que puede resultar incómoda, confrontativa y desafiante para algunas personas, ya que cuestiona creencias arraigadas y estilos de vida establecidos. ¿Cómo responderemos los creyentes ante ello?

Jesús envió a sus discípulos y les dio instrucciones advirtiéndoles: “He aquí, yo os envío como ovejas en medio de lobos…” (Mt. 10:16). Con estas palabras, el Señor les estaba señalando el desafiante escenario en el que se llevaría a cabo su misión y les advirtió que serían entregados en los concilios, azotados en las sinagogas, llevados ante los reyes y gobernadores y serían aborrecidos por su causa.

“¿Tú esperas ser honrado en un mundo donde el Señor fue crucificado? ”
- Spurgeon

Continúa el texto en Mateo: “El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor. Bástale al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al padre de familia lo llamaron Beelzebub, ¿cuánto más a los de su casa?

Si Jesús sufrió hasta la muerte, si los apóstoles y la iglesia primitiva sufrieron persecución, y nuestros hermanos en algunos países la padecen, ¿qué podemos esperar nosotros, aún en los tiempos que vivimos?

Como dijo Spurgeon: “¿Tú esperas ser honrado en un mundo donde el Señor fue crucificado?

Sea cual sea la reacción o lo que nos hagan por predicar, el Señor nos dice: “Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; más bien temed a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.” Si hay alguien a quien temer, es a Dios, quien tiene el poder de librarnos de la condenación eterna. Por tanto, no tengas miedo y proclama el evangelio a todos en todo lugar.

“Solamente temed a Jehová y servidle de verdad con todo vuestro corazón, pues considerad cuán grandes cosas ha hecho por vosotros.” 1 Samuel 12:24

Carlos Villa
Promotor ministerial

¡Queremos conocer tu testimonio!

¡Sabemos y creemos que Jesús sigue cambiando vidas!

Por eso, te pedimos que nos cuentes tu historia o de alguien a quien le has entregado un folleto o le has hablado de Dios. De esta forma, nos podemos gozar de lo que Dios está haciendo en España!

Mi Testimonio
Nombre completo:
Nombre completo:
Politica de Privacidad

¡Hay Solución! – Alcalá la Real

Hace algunos años, los medios de comunicación destacaron una noticia que, sin duda, no ha pasado desapercibida para nosotros como ministerio.

Alcalá la Real, con aproximadamente 21.587 habitantes, es considerado el pueblo de España con la mayor tasa de suicidios.

“La media de suicidios en España es de 13 casos por cada 100.000 hab., mientras que en Alcalá la Real esa cifra sube hasta 25 casos."

Los datos de suicidio son alarmantes y un indicativo de la urgente necesidad de acción a la que somos llamados. Creemos que la Iglesia debe responder a esta llamada de socorro y llevar al pueblo lo que realmente necesita, a Jesús de Nazaret. ¿Pero cómo oirán si no hay quien les predique?

Desde el 4 al 7 de julio, un grupo de iglesias de la zona unirán esfuerzos para llevar juntos el mensaje de esperanza y vida en Cristo.

¡No te pierdas la oportunidad¡
¡Apuntate!

¿Cómo puedes ayudar?

Necesitamos voluntarios con diferentes dones que puedan ayudar en esta misión evangelística. Nos encantaría contar con tus habilidades: música, teatro, comunicación y consejería entre otros.

Este es el momento de llevar el mensaje de Jesús a quienes más lo necesitan.

¿Cómo apuntarte?

Completa el formulario correspondiente en el link.

Este paso es esencial para que podamos ponernos en contacto contigo y ofrecerte más información sobre cómo puedes ser parte de este esfuerzo.

Tu participación es crucial y valoramos mucho tu disposición a ayudar.

Carlos Villa
Promotor ministerial

¡Queremos conocer tu testimonio!

¡Sabemos y creemos que Jesús sigue cambiando vidas!

Por eso, te pedimos que nos cuentes tu historia o de alguien a quien le has entregado un folleto o le has hablado de Dios. De esta forma, nos podemos gozar de lo que Dios está haciendo en España!

Mi Testimonio
Nombre completo:
Nombre completo:
Politica de Privacidad

Mayo 2024 – Los Minutos Que Cambian El Mundo

Eres la voz

Si alguien te preguntara: ¿Quién eres? ¿Qué responderías?

Esta misma cuestión fue dirigida a Juan el Bautista por un grupo de sacerdotes y levitas, lo cual resulta llamativo dada su ascendencia sacerdotal.

Muchas personas respondían positivamente al mensaje predicado por el Bautista; aunque el bautismo no era algo novedoso en el judaísmo, resultaba sorprendente que esta práctica se aplicara a judíos. Esta serie de acontecimientos generó una gran curiosidad en todo el grupo religioso, y por ende, surgió la necesidad de identificar quién estaba detrás de estos hechos.

Juan el Bautista tenía muy claro quién no era. No era el Cristo. Quizás algunos rabinos pensaron que podría ser el Mesías, ya que ciertos textos del A.T (Ez. 36:25, Zac. 13:1) eran interpretados considerando que la práctica del bautismo precedería a la era mesiánica. No era Elías. Aunque Jesús afirmó sobre Juan que era el Elías (Mt. 11:14), esto no significaba que él fuera el mismo Elías del A.T. que fue arrebatado. Tampoco era “el profeta”. Claro que Juan era vocero de Dios, pero no el profeta que este grupo de religiosos tenía en mente sefún lo anunciado por Moisés mismo.

Si no era ninguna de las identidades previamente mencionadas, ¿entonces quién era? “Yo soy la voz de uno que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías”. La respuesta de Juan el Bautista fue asombrosa. En sus palabras vemos que su identidad estaba intrínsecamente vinculada a su misión; su objetivo era dirigir todas las miradas hacia Jesús. Su razón de ser estaba completamente entrelazada con Cristo. Juan no era más que una voz que anunciaba al Logos, la Palabra que había de venir. ¡Qué forma más sublime de exponer quién era! San Agustín dijo: “Mientras que Cristo es la Palabra, el Verbo hecho carne. ¿Qué es la voz sin la palabra? La Palabra tiene un gran valor, incluso si no está acompañada por la voz; la voz sin palabra es algo vacío.”

“Todo hombre que proclama la Palabra es voz de la Palabra.” - Agustín de Hipona

A muchos cristianos hoy en día les gusta manifestar quiénes son, pero ¿quiénes somos realmente? Juan era simplemente una voz. ¿Qué debe ser la Iglesia, sino la voz de aquel que clama?

“Todo hombre que proclama la Palabra es voz de la Palabra.” – Agustín de Hipona

Entonces, si se te volviera a preguntar ¿quién eres tú? ¿Cuál sería tu respuesta?

Recuerda, tú eres la voz, pero si todavía no lo eres estas a tiempo de hacer de la misión tu identidad y ser la voz que proclama a Cristo.

Carlos Villa
Promotor ministerial

¡Queremos conocer tu testimonio!

¡Sabemos y creemos que Jesús sigue cambiando vidas!

Por eso, te pedimos que nos cuentes tu historia o de alguien a quien le has entregado un folleto o le has hablado de Dios. De esta forma, nos podemos gozar de lo que Dios está haciendo en España!

Mi Testimonio
Nombre completo:
Nombre completo:
Politica de Privacidad

Abril 2024 – Los Minutos Que Cambian El Mundo

No seas rebelde

Ezequiel fue llamado por Dios para ser profeta en Israel, a ejercer su ministerio en medio de un pueblo rebelde, de rostro endurecido y empedernido corazón. Y le dijo: “Aunque te encuentras entre zarzas y espinos, y moras con escorpiones; no temas delante de ellos, porque son una casa rebelde”. Y sigue diciéndole: “Les hablarás, pues, mis palabras, escuchen o dejen de escuchar… Pero tú, hijo de hombre, oye lo que te hablo; no seas rebelde como la casa rebelde; abre tu boca y come lo que yo te doy” (Ezequiel 2:3-8).

Quizá estés pensado que estas palabras describen al pueblo español: que resiste al evangelio, que no desea escuchar, que rechaza la palabra de Dios, que no se quiere salvar… La verdad es que eso es lo que hace la mayoría. También es verdad que tú, como el profeta Ezequiel, has sido puesto por Dios en el lugar donde habitas para ser luz y sal, y para hablar toda la palabra de Dios, escuchen o dejen de escuchar.

Todos los llamados y escogidos en Cristo tenemos la responsabilidad de proclamar el evangelio en el lugar donde vivimos, a gente de duro rostro y corazones empedernidos por el engaño del pecado. Y la palabra de Dios nos dice lo que le dijo al profeta: no les temas, ni tengas miedo de sus palabras, no seas rebelde.

En estos momentos, nosotros, la iglesia del Señor, somos llamados a la función profética de señalar el pecado inherente a la condición humana y, por ende, a mostrar la urgente necesidad que todos tenemos de arrepentimiento para recibir, por gracia, el perdón y la salvación que Dios ha provisto mediante la fe en el sacrificio expiatorio de Jesucristo.

“Todos los llamados y escogidos en Cristo tenemos la responsabilidad de proclamar el evangelio en el lugar donde vivimos, a gente de duro rostro y corazones empedernidos por el engaño del pecado."

El arrepentimiento genuino implica un cambio de dirección, y eso es lo que Dios espera de quienes se acercan a Cristo y quieren escapar de la ira venidera que le espera a este mundo rebelde y contradictor. “Porque Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de ignorancia, ahora manda a todos los hombres, en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por medio de aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos” (Hechos 17: 30-31). No es una invitación, es un mandato.

El apóstol Pablo, tras relatar ante el rey Agripa su encuentro y conversión a Cristo en el camino a Damasco, dice: «Por lo cual, oh rey Agripa, no fui rebelde a la visión celestial, sino que anuncié primeramente a los que están en Damasco, y Jerusalén, y por toda la tierra de Judea, y a los gentiles, que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento» (Hechos 26:19-20). Imitemos su ejemplo.

Carlos Villa
Promotor ministerial

¡Queremos conocer tu testimonio!

¡Sabemos y creemos que Jesús sigue cambiando vidas!

Por eso, te pedimos que nos cuentes tu historia o de alguien a quien le has entregado un folleto o le has hablado de Dios. De esta forma, nos podemos gozar de lo que Dios está haciendo en España!

Mi Testimonio
Nombre completo:
Nombre completo:
Politica de Privacidad

Marzo 2024 – Los Minutos Que Cambian El Mundo

Necesidad Impuesta

¿Tenemos algo de lo que gloriarnos como seres humanos? Nada de lo que somos y hacemos debe buscar nuestra propia gloria, sino la gloria de Dios. El apóstol Pablo no tenía motivos para jactarse, ni siquiera de predicar el evangelio, ya que estaba bajo la obligación de hacerlo. En 1 Corintios 9:16, en la RV60, dice: “Me es impuesta necesidad”.

Para Pablo, predicar el evangelio no era solo un mandato que debía obedecer, sino una necesidad tan vital como el comer o el beber. Pero si con la comida o la bebida buscamos satisfacer nuestra necesidad de alimentarnos, con la predicación del evangelio buscamos glorificar a Dios como lo hacía Pablo.

¡Ay de mí si no predico el evangelio! Aquel que siente la necesidad de predicar el evangelio no puede callar, es fuego que arde en el interior y necesita propagarse; y uno hace todo lo que está en su mano, y más aún, para compartir la buena nueva de salvación: “Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos. Y esto lo hago por causa del evangelio, para hacerme copartícipe de él.” (1 Corintios 9:22-23).

Jesús sabía cuál era su misión y actuó en obediencia y necesidad. El Señor se encontraba en Galilea, había estado en zona desierta, la gente le buscaba e intentaba “detenerle” para que no se fuera. Pero él les dijo: “Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto he sido enviado” (Lucas 4:43). La misión a la que el Padre le envió determinaba su prioridad y actuó en consecuencia. Nada le desvió de la misión. Nada lo detuvo.

“Oremos unos por otros para que, con denuedo y poder, la predicación del evangelio se cumpla a través de nosotros. A esto hemos sido llamados."

La Gran Comisión es un mandamiento, una necesidad impuesta. No es una opción.

Dispongámonos a ello: tomemos toda la armadura de Dios, ciñamos nuestros lomos con la verdad, vistámonos con la coraza de justicia, calcémonos los pies con el apresto del evangelio de la paz, tomemos el escudo de la fe y el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu, y oremos unos por otros para que, con denuedo y poder, la predicación del evangelio se cumpla a través de nosotros. A esto hemos sido llamados.

Carlos Villa
Promotor ministerial

¡Queremos conocer tu testimonio!

¡Sabemos y creemos que Jesús sigue cambiando vidas!

Por eso, te pedimos que nos cuentes tu historia o de alguien a quien le has entregado un folleto o le has hablado de Dios. De esta forma, nos podemos gozar de lo que Dios está haciendo en España!

Mi Testimonio
Nombre completo:
Nombre completo:
Politica de Privacidad

El Lugar De Encuentro

En Semana Santa, el ambiente se impregna con el aroma del incienso, el resonar vibrante de trompetas y tambores, los balcones engalanados con la bandera de España y figuras religiosas, el eco de pasos sobre la calzada cubierta de cera derretida, y el solemne silencio que envuelve todo. El canto de saetas, la presencia de los cofrades y los pasos procesionales que representan la pasión y resurrección de Jesús, todo esto parece invitar a una pausa, a una reflexión profunda, acercando a cada individuo hacia la espiritualidad y a Dios.

¿De qué sirve acercarnos a Dios si no lo encontramos? Como se dice en Romanos, escuchar la ley no nos hace justos ante Dios sino obedecerla; entonces, ¿de qué sirve escuchar sobre Jesús y su obra si no lo conocemos verdaderamente?

Jesús llegó al Gólgota, que significa «Lugar de la Calavera«, es allí donde le dieron de beber hiel, echaron a suerte sus ropas, clavaron sus pies y manos y lo crucificaron como malhechor. Fue en ese lugar y en la cruz donde él llevó nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores, es allí donde fue herido por nuestras rebeliones y molido por nuestros pecados. Aun angustiado y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero, en aquel monte es donde Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo.

Es en la cruz, en el Gólgota, en Cristo, donde se consuma el plan de salvación para la humanidad, este es «El Lugar de Encuentro«.

Millones de personas saldrán a las calles en esta temporada, ya sea por turismo, interés cultural, arraigada tradición o ferviente devoción.

Sea cual sea la razón, como iglesia deseamos aprovechar esta oportunidad para dirigir a la gente hacia «El Lugar de Encuentro».

Así como Simón de Cirene acompañó a Jesús hacia el Calvario cargando con la cruz, nosotros queremos en estos días acompañar a la gente llevándolos hacia la cruz. Simón de Cirene lo hizo obligado, pero nosotros lo hacemos en obediencia y amor llevando a toda persona hacia ese lugar donde pueden tomar la decisión de tomar su cruz, negarse así mismo y seguir a Jesús como discípulos.

Esta Semana Santa, sé el guía que conduce a otros al lugar de encuentro con Cristo.

No dejes pasar esta oportunidad y equípate con nuestros recursos para emprender este viaje o vía crucis. Haz tu pedido del folleto “TODO FUE POR TI” y “¿CUÁL ES LA RESPUESTA?»

Bien sea con la congregación o de forma personal, comienza la semana repartiendo el primer folleto “TODO FUE POR TI”, en él se relata el mensaje de la cruz y hace un llamamiento a recibir a Jesús en su vida. Casi al finalizar la semana, repartamos el segundo folleto “¿CUÁL ES LA RESPUESTA?”, con el que volveremos a enfatizar en su obra redentora y a preguntar ¿Cuál es tu respuesta a todo lo que Dios hizo?

Ayuda llevando a todos a… “EL LUGAR DE ENCUENTRO”

¡Queremos conocer tu testimonio!

¡Sabemos y creemos que Jesús sigue cambiando vidas!

Por eso, te pedimos que nos cuentes tu historia o de alguien a quien le has entregado un folleto o le has hablado de Dios. ¡De esta forma, nos podemos gozar de lo que Dios está haciendo en España!

Mi Testimonio
Nombre completo:
Nombre completo:
Politica de Privacidad

Febrero 2024 – Los Minutos Que Cambian El Mundo

Siervos de la Justicia

El sacrificio de Jesús rompe con la indumentaria de luto y cilicio, envolviendo con el manto de justicia a todos aquellos que, por fe, abrazamos el evangelio. Somos declarados justos por Dios. La injusticia no es más que el pecado manifestándose plenamente. Si hemos sido declarados justos por Dios, ¿continuaremos cometiendo injusticias o, dicho de otra manera, persistiremos en el pecado?

Romanos 6:17-18: “Pero gracias a Dios, que, aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.

Ser hechos justicia de Dios nos convierte en siervos de la justicia. ¿Cómo ser siervos de la justicia?

En un primer momento, podríamos considerar la posibilidad de abogar y contribuir a la justicia social, colaborando para poner fin a la opresión de la viuda, el huérfano y el extranjero. También podríamos pensar en proporcionar alimentos al hambriento, agua al sediento, como muestra del amor de Dios hacia el otro. Es relevante señalar que Dios mismo instó al pueblo de Israel a prestar atención a los diferentes aspectos sociales (Zacarías 7:10) y condenó la pasividad y las injusticias cometidas hacia los más vulnerables (Jeremías 5:28).

Jesús mismo enfatizó la importancia de estas acciones al decir: “Porque tuve hambre, y me disteis de comer…” (Mateo 25:35-40).

Si bien todas estas acciones son buenas y necesarias, la manera más importante y esencial de mostrar la característica de ser siervos de la justicia es anunciar y proclamar el evangelio. Dios hizo cargar sobre el Hijo toda injusticia para que pudiéramos ser justificados. Este es el gesto de amor más grande que podemos tener hacia los demás.

¿Eres siervo de la justicia mediante la proclamación de las buenas nuevas? Si aún no te has comprometido con este mandato divino, súmate a esta labor junto con nosotros; tu trabajo es importante.

“Hacer justicia y juicio es a Dios más agradable que sacrificio” (Proverbios 21:3).

Carlos Villa
Promotor ministerial

¡Queremos conocer tu testimonio!

¡Sabemos y creemos que Jesús sigue cambiando vidas!

Por eso, te pedimos que nos cuentes tu historia o de alguien a quien le has entregado un folleto o le has hablado de Dios. De esta forma, nos podemos gozar de lo que Dios está haciendo en España!

Mi Testimonio
Nombre completo:
Nombre completo:
Politica de Privacidad

Más allá de las máscaras

El carnaval es una festividad en la que miles de personas se disfrazan. En sus inicios, las máscaras y disfraces tenían la misión de ocultar la verdadera identidad, brindando libertad para explorar deseos y placeres. La realidad es que el uso de máscaras y disfraces es mucho más común de lo que solemos pensar, ¡y no se limita solo al carnaval!

Algunos eligen la máscara de la felicidad, pero detrás de ella se esconde un mundo interior de infelicidad. Otros se sumergen en la máscara de diversión, pero tras esa fachada aparece la insatisfacción. También están aquellos que se visten con la máscara de «soy el mejor y el más fuerte«, pero ocultan miedos, temores, inseguridades y debilidades.

Más allá de las máscaras del carnaval, encontramos a personas perdidas que buscan la felicidad a través de la "diversión".

Por eso, aprovechemos esta época en la que las calles rebosan de gente para salir a evangelizar.

Acércate a la gente y pregúntales: ¿sabéis cuál es el carnaval más famoso del mundo? Venecia. Allí son muy típicas las máscaras, y en esa fecha solían invertir el orden social: los esclavos se convertían en libres y los amos en esclavos.

¿Sabes que Jesús invirtió ese orden en la cruz?

Se hizo esclavo para que tú fueras libre, quedó al desnudo y ensangrentado para eliminar la esclavitud interna que queremos ocultar y enmascarar. Aprovecha para hablarles de Jesús y su obra y entrégales el folleto “Si buscas la felicidad”.

Recuerda, no enmascaremos el evangelio, sino que el evangelio desenmascare. ¡Haz que la verdad brille!

¡Píde aquí el folleto «Si buscas la felicidad»!

Haz tu pedido

¡Queremos conocer tu testimonio!

¡Sabemos y creemos que Jesús sigue cambiando vidas!

Por eso, te pedimos que nos cuentes tu historia o de alguien a quien le has entregado un folleto o le has hablado de Dios. De esta forma, nos podemos gozar de lo que Dios está haciendo en España!

Mi Testimonio
Nombre completo:
Nombre completo:
Politica de Privacidad

Destapando Sonrisas

Sabemos que las fechas navideñas son un momento de alegría y celebración para muchas personas, pero también pueden ser una época de soledad, especialmente para nuestros mayores en las residencias y para todos aquellos que han hecho de la calle su hogar. En España, más de 28.552 personas viven sin hogar (según la encuesta del Instituto Nacional de Estadística INE), aumentando en este último año un 24,5%.

Existe un dicho popular que afirma: “La cara es el reflejo del alma”, como se menciona en Proverbios 15:13: «El corazón alegre hermosea el rostro». Sin embargo, ¿qué sucede con el corazón que vive en amargura y en esclavitud por el pecado? Pues bien, su rostro también refleja lo que brota en su interior. Desafortunadamente, son muchos ancianos y transeúntes cuyos rostros muestran una vida de desesperanza y amargura. Conscientes de esta realidad, hemos creado un programa llamado “Destapando Sonrisas”.

Un pequeño detalle o regalo hacia todas estas personas puede dibujar una sonrisa momentánea en sus rostros, pero el poderoso mensaje del evangelio tiene el potencial de transformar sus corazones, destapando así una sonrisa eterna.

Entre nuestros mayores

El pasado 11 de diciembre, todo el equipo de TCCH tuvimos el privilegio de visitar la residencia ORPEA en Meco (Madrid). Desde el momento en que llegamos, recibimos un trato exquisito por parte de todos los trabajadores del centro. Más de 70 ancianos nos esperaban con alegría, con gran expectación y muy entusiasmados.

Tras presentarnos, comenzamos cantando villancicos de manera interactiva y participativa. Bailamos y cantamos juntos, haciendo uso de panderetas y detalles navideños que distribuimos entre los residentes. Al concluir esta parte, abrimos un espacio para preguntas sobre la Navidad, teniendo la oportunidad de dejarles el mensaje de esperanza. Para aquellos que respondieron de manera más rápida, les obsequiamos con una manta polar. En total, pudimos distribuir hasta veinte mantas.

Continuamos con la música y el baile, culminando con la entrega del calendario “La maravillosa creación de Dios”.

¡Fue un tiempo increíble! Agradecemos a Dios por la oportunidad de iluminar con sonrisas a tantos rostros. Esta experiencia nos llena de gratitud y nos impulsa a seguir compartiendo momentos especiales con quienes más lo necesitan.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
1
1

Entre los más desfavorecidos

Para aquellas personas sin hogar y más desfavorecidas, estamos entregando kits que contienen artículos para protegerse del frío, productos de higiene y chocolate. Hemos preparado seiscientos kits y actualmente los estamos repartiendo. Hasta el momento, hemos estado distribuyendo en la calle, en lugares cercanos a las casas de acogida de Guadalajara, Alcalá de Henares y Torrejón de Ardoz, y continuaremos con la distribución por toda la comunidad de Madrid.

Es importante destacar que doscientos de esos kits fueron enviados a la provincia de Alicante para colaborar en algunas actividades especiales.

La asociación “Sueña de Nuevo” y la iglesia “La Casa del Padre” de Elche (Alicante) organizaron un hermoso evento en el que tuvimos la oportunidad de colaborar. Durante la noche del viernes 22 de diciembre, la conocida barriada de “El Palmeral” se engalanó para celebrar una cena navideña. Alrededor de 150 personas participaron en la ocasión y, al finalizar, se les entregó este kit junto con un calendario y un folleto evangelístico.

A la mañana siguiente, nos unimos a la iglesia “La Gran Cosecha” de Aspe (Alicante) para participar en su labor evangelística. En una conocida plaza de esta localidad se colocó una mesa con calendarios y dulces navideños, acompañados de música para crear un ambiente festivo. Mientras distribuíamos folletos, invitábamos a la gente a acercarse para obtener el calendario, y aquellos que lo necesitaban recibían el kit.

¡Qué bendición más grande! Fue un tiempo tan bueno que la iglesia continuará con esta labor los sábados por la mañana.

 
 
 
 
 
 
 
 
1
1

Aparte de todo lo comentado, fueron muchas más personas las que se animaron a salir a las calles para reflejar el verdadero sentido de esta festividad y compartir el mensaje de salvación. En las imágenes, podéis ver parte del trabajo realizado por nuestros hermanos.

Compartir el amor de Cristo con aquellos que nos rodean es una tarea noble y significativa. ¿Cómo puedes llevar a cabo acciones concretas en tu comunidad para reflejar el amor de Cristo durante todo el año?

Comparte tus ideas en los comentarios y, si ya has tenido experiencias en este sentido, comparte también cómo esas acciones han impactado tu vida y la de los demás.

¡Inspirémonos mutuamente para ser portadores del amor y la esperanza en Cristo!

¡Queremos conocer tu testimonio!

¡Sabemos y creemos que Jesús sigue cambiando vidas!

Por eso, te pedimos que nos cuentes tu historia o de alguien a quien le has entregado un folleto o le has hablado de Dios. De esta forma, nos podemos gozar de lo que Dios está haciendo en España!

Mi Testimonio
Nombre completo:
Nombre completo:
Politica de Privacidad

Enero 2024 – Los Minutos Que Cambian El Mundo

Justicia de Dios

Ahí estaba ella, con los ojos tapados, con una balanza en una mano y una espada en la otra. Sí, ella, la justicia, parecía tener sus ojos más velados que nunca, la espada poco afilada y la balanza estropeada, porque vivimos en un mundo marcado por la injusticia.

Clamamos por justicia, pero ¿estamos seguros de lo que significa? ¿Cómo definirla cuando en nuestro contexto social parece ser tan compleja, diferente y relativa? Muchos se consideran justos porque presumen de amarla, de buscarla y ponerla en práctica. Pero la verdad es que “no hay un solo justo, ni siquiera uno” (Romanos 3:10).

Los escribas y fariseos creían ser rectos y justos, pero la injusticia residía en sus corazones. Acusaban a Jesús de incumplir la ley, pero el Señor no sólo cumplió la letra de la ley, sino que también nos mostró el espíritu y el propósito de la ley.

Él vino a encarnar la justicia de Dios y a desenmascar la injusticia que se esconde tras las apariencias.

La justicia es parte de los atributos divinos. Nadie puede ser justo ante Dios por méritos propios. Sólo por medio de la fe en Jesús el justo, somos justificados los injustos. Esto es el evangelio.

“Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá” (Romanos 1:17)

Si deseamos un mundo más justo, debemos predicar el evangelio para que quienes nos rodean conozcan a Jesucristo el justo, y sean hechos justicia de Dios en él. “Al que no conoció pecado, por nosotros le hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Corintios 5:21).

Todavía hay muchos que deben recibir el anuncio de la gracia de Dios y ser hechos justicia de Dios en Cristo. Los cristianos somos llamados a anunciar la abundante gracia de Dios en Cristo. Gracias por acompañarnos en la común tarea de proclamar el evangelio.

Carlos Villa
Promotor ministerial

¡Queremos conocer tu testimonio!

¡Sabemos y creemos que Jesús sigue cambiando vidas!

Por eso, te pedimos que nos cuentes tu historia o de alguien a quien le has entregado un folleto o le has hablado de Dios. De esta forma, nos podemos gozar de lo que Dios está haciendo en España!

Mi Testimonio
Nombre completo:
Nombre completo:
Politica de Privacidad